"No sé cuántas cosas se pueden encontrar en el ojo izquierdo de una persona. Pero sé que en tus labios yo pude encontrar amor sin fin y me hizo enloquecer."

domingo, 21 de junio de 2009

"Las redes del Poder" de Michael Foucault

Fragmento de mi resumen, jajaja.

¿Qué tipo de productivudad pretende lograr el poder en las prisiones?

Se crean prisiones, como sistema de represión, afirmándose lo siguiente: la prision va a ser un sistema de reeducación de los criminales. Después de una estadía en la prision, gracias a una domesticación de tipo militar y escolar, vamos a poder transformar a un delicuente en un individuo obediente a las leyes. Se buscaba la producción de individuos obedientes.
Ahora bien, inmediatamente, en los primeros tiempos de los sistemas de las prisiones quedó en claro que ellos no producían aquel resultado sino, en verdad, su opuesto. Mientras más tiempo se pasaba en prisiónmenos se era reeducado y más delincuente se era. No sólo productividad nula sino productividad negativa. En consecuencia, el sistema de las orisiones debería haber desaparecido. Pero permaneció y continúa, y cuando preguntamos a las personas qué podríamos colocar en vez de las prisiones, nadie responde.
Las prisiones permanecieron, a pesar de esta contraproductividad porque de hecho producían delincuentes y la delincuencia tiene una cierta económica-política en las sociedades que conocemos. Cuantos mas delincuentes existan más crímenes existirán, cuantos más crímenes haya más miedo tendrá la población y cuanto más miedo haya en la población más aceptable y deseable se vuelve el sistema de control policial. La existencia de ese pequeño peligro interno permanente es una de las condiciones de aceptabilidad de ese sistema de control, lo que explica por qué en los periódicos, en la radio, en la televisión, en todos los países del mundo sin ninguno excepción, se concede tanto espacio a la criminalidad como si se tratase de una novedad en cada nuevo día.
Pero eso no es todo, la delincuencia posee también una utilidad económica; vean la cantidad de tráficos perfectamente lucrativos e inscritos en el lucro capitalista que pasan por la delincuencia: la prostitución. La prostitución permitió volver oneroso el placer sexual de las poblaciones y su encuadramiento permitió derivar para determinar circuitos el lucro sobre el placer sexual. El tráfico de armas, el tráfico de drogas, en suma, toda una serie de tráficos que por una u ptra razón no pueden ser legalmente y directamente realizados en la sociedad, pueden serlo por la delincuencia, que los asegura.
Si agregamos a eso el hecho de que la delincuencia sirve masivamente en el siglo XIX y aun en el siglo XX a toda una serie de alteraciones políticas tales como romper huelgas, infiltrar sindicatos obreros, servir de mano de obra y guardaespaldas de los jefes de partidos políticos, aunde los más o menos dignos. Así tenemos toda una serie de instituciones económicas y políticas que operan sobre la base de la delincuencia y en esta medida la prisión que fabrica un delincuente profesional posee una utilidad y una productividad.
En países de Europa, como Alemania, Francia e Inglaterra, prácticamente no hay ningún criminal un poco importante, y en breve no habrá ninguna persona que pase por los tribunales penales, que no pase también por las manos de un especialista en medicina, psiquiatría o psicología.
Eso porque vivimos en una sociedad en la que el crimen ya no es más simplemente ni esencialmente la transgresión a la ley, sino el desvío en realción con una norma. En lo que respecta a la penalidad, sólo se habla ahora en términos de neurosis, desvío, agresividad, pulsión, etc.

1 comentario:

Humberto Bascur dijo...

Graciaaaasss! Esa era la explicación que buscaba xD